TRANSLATOR

LA NIEBLA. EL GRAN ENEMIGO



Uno de los peligros más hirientes para el marino es la niebla. Navegar con niebla cerrada es como andar a ciegas por cualquier paraje, un buque no tiene respuestas para maniobrar su parada  de manera inmediata, la inercia de su velocidad proporcional a su propio peso en el momento de solicitar su detención contribuyen a que  el buque esté sometido a estas leyes de la física de forma estricta con resultados no deseados en muchas ocasiones. El progreso, sin embargo, les ha proporcionado sistemas que con la inversión de la marcha corrigen esta inercia  contribuyendo a que el tiempo de respuesta se reduzca. De cualquier manera han sido muchos los desastres que en la mar se han producido por obra y gracia de este fenómeno meteorológico que no solo ha afectado a la navegación marítima, también a la fluvial y tránsito terrestre.
Todo el mundo sabe que gracias a la aparición del radar este problema se mitigó sustancialmente, no obstante antes de que este sistema se impusiera a bordo de los buques hubo inquietud entre la gente involucrada con la navegación para que el buque no estuviera a expensas de las consecuencias de la cerrazón y aunque ya están del todo obsoletos, en algún momento tuvieron  su eco.
Cuando  no se habían ideado medios adecuados y simples para proteger de una posible colisión entre dos buques que se aproximan tampoco se disponía de  dispositivos que sugiriesen una acción rápida porque los posibles  fueron demasiado complejos o lentos, al requerirse  un tiempo inestimable durante los momentos críticos y, por lo tanto, no se pusieron en práctica. Esta ausencia de medios efectivos durante los momentos vitales de una emergencia es responsable de una inmensa pérdida de tiempo en la que incurren los buques que intentan evitar colisiones al entrar y salir de los puertos ocupados en tiempo de  niebla. Esta pérdida debido al aumento del tamaño y el valor de los buques y la carga  exige una atención urgente por motivos humanos y económicos, y estas iniciativas tienden  a proporcionar remedios eminentemente prácticos para esta condición de pérdida.


Desde siempre el hombre de mar ha luchado para mitigar los efectos de la niebla en la navegación y como testimonio  plasmo aquí algunas muestras que dejan de manifiesto esta inquietud que me llamaron especialmente la atención, porque no tenía conocimiento de ellas, y que, por supuesto, como he manifestado anteriormente, quedaron hace mucho tiempo obsoletos:

INDICADOR DE RUMBOS JANUS:

En  septiembre de 1930 se anunciaba un sistema, nominado como “Janus”, para ayuda de la navegación en tiempo de niebla creado por los capitanes Robert Kamdron , de Seattle y  George  Stavrakov, de Victoria, Canadá.

ESQUEMA 1 DEL JANUS SEGÚN SUS CREADORES

     
ESQUEMA 2 DEL JANUS SEGÚN SUS CREADORES
                      



Según información aparecida en  septiembre de 1930 se utilizó por primera vez, y como demostración, a bordo del trasatlántico  “Leviathan”. Su precio aproximado fue de unos 300$.

Así aparece en una revista especializada su presentación en la Oficina de Patentes de los EE.UU:

                          Patented July 7, 1936

                                UNITED STATES PATENT OFFICE
                                                                         2,046,635
                                                      NAUTICAL SIGNALING DEVICE
                                                 Robert Jacob Kamdron, Seattle, Wash., and
                                                 George Alexander Stavrakov, Victoria, British
                                                 Columbia, Canada
                                                 Application November 5, 1928, Serial No. 317,413


Este dispositivo funcionaba enviando pitadas codificadas con las cuales se obtiene información sobre el rumbo de un buque próximo en tiempo de niebla. Es semejante a un reloj pero con una brújula o compás en vez de un dial horario. En condiciones de niebla se pone el dial sobre el rumbo marcado activando el sistema. Automáticamente el Janus hará sonar el silbato a intervalos de un cierto número de segundos. El tiempo entre pitadas indica el rumbo. Así un intervalo de un minuto y quince segundos indicará que el buque está navegando hacia el Este. A bordo del buque próximo se observa el tiempo transcurrido entre pitadas y se obtiene el rumbo del buque que se aproxima. Este descubrimiento comprende medios por los cuales el conocimiento del rumbo y de la velocidad aproximada de un barco puede ser transmitido inmediatamente a todos los otros barcos dentro de la distancia de audición o en las cercanías o dentro del radio de efecto del aparato involucrado.



Sus inventores afirman: “El factor básico de nuestro dispositivo reside en la coordinación de un código de señal (tal como puede ser otorgado por silbatos o por impulsos eléctricos, según sea el caso), con la medición del tiempo y con la medición angular de la tarjeta de la brújula. Mediante esta combinación, podemos obtener o impartir información precisa y suficientemente  exacta sobre el rumbo de un barco, y este conocimiento está disponible para todos los buques que se encuentren cerca”. 

 USO DEL NEODIMIO. VIDRIO NEOFÁN.
Con la adición de este metal, el neodimio , del grupo de “tierras raras”, al vidrio, este adquiere coloración azulada. Si se observa un espectro a través de estos vidrios desaparece el amarillo y el rojo y verde se acentúan proporcionalmente. La niebla produce reducción de visibilidad debido a las radiaciones amarillas, usando el neofán  se pueden hacer reconocibles los objetos  antes y con mayor facilidad  en tiempo de niebla. Es decir , se sugiere el uso de lentes con estos cristales en el puente que  comparado con su utilidad, al parecer, no resultan nada caros.

MARCADOR ACUSTICO DIRECTO.
Se realizaron ensayos con respuesta satisfactoria.
Este sistema lo fabricó la casa “Optische Anstalt C.P.Goerz” de Viena. Consistía en captar ondas sonoras directamente a través de dos grandes pabellones de un metro de diámetro. Estos transmitían al observador sonidos imperceptibles con solo el oído. Constaba de dos partes giratorias : Pabellones, paraboloides de revolución, y órganos de transmisión a distancia, elipsoides de revolución.



CÁMARA DE NIEBLA:
Los rayos infrarrojos son radiaciones caloríficas que la vista no percibe pero que atraviesan la niebla pero pueden ser  detectados por aparatos sondeadores.
Con este aparato receptor se hicieron ensayos en algunos grandes trasatlánticos . Era semejante a una cámara fotográfica de película con capacidad para impresionar, en tiras de películas, radiaciones infrarrojas, como las que irradian las chimeneas calientes de un vapor. Las cintas se someten automáticamente a un baño de fijación  después del cual (medio minuto) se puede deducir la presencia de buques que se encuentran a 2 ó 3 millas de distancia.
También se hicieron ensayos en áreas de recalada instalando emisoras de rayos infrarrojos.



PERIFONO
Fue ideado por la casa “Atlaswerke” de Bremen con el que, utilizando ondas ultrasonoras, en forma a como es la óptica de los reflectores, se obtienen haces sonoros con los que se pueden llevar a cabo reconocimientos acústicos submarinos en los alrededores del casco del buque. Estando este, por tanto, en condiciones  de determinar la existencia de un buque o icebergs, con su demora y distancia.