TRANSLATOR

NAVEGACION SEGURA

Cuando ya había barcos con sistema de navegación por satélite, pero que a nosotros no nos había llegado aún, cuando a bordo solo contábamos con los sistemas clásicos de la época: Sextante, radar, gónio y decca, transcurrian días sin que pudieramos obtener una situación fiable debido a que en gran parte de esa singladura el cielo haía estado cubierto y las situaciones por estima podían tener errores considerables, sobre todo si habíamos encontrado malos tiempos. Nuestra salvación era cuando nos cruzábamos con algún buque extranjero de "buena pinta" al que le preguntábamos si tenian "satélite", si la respuesta era afirmativa les contábamos una historia que a veces se convertía en un clásico, les deciamos que se nos habá averiado el nuestro y a ver si nos podían pasar su situación en aquel instante; de esta forma, y con nuestro radar, posicionábamos nuestro barco en la carta y rectificábamos todo lo que fuera necesario rectificar.



Otro recurso que alguna vez se ha utilizado pero como distracción curiosa, ya que el sistema está basado en las señales gonio, ha sido localizar dos emisoras de radio de O.M.visibles en la carta de navegación, con una separación angular de unos 35 ó 40º, las sintonizábamos y girabamos el transistor hasta que conseguíamos la mínima señal, de esta forma trazábamos una línea en dirección a la primera emisora ( que era un lugar geométrico de nuestra posición) a continuación sintonizábamos la otra emisora y hacíamos lo mismo, en el corte de ambas rectas estaba MAS o MENOS nuestra situación. Despues la  hemos comprobado y para un caso de necesidad no dejaba de ser, eso, un recurso.


Un buque flota porque se cumple el Principio de Arquimedes, eso todos lo sabemos; con el transcurso de los siglos la forma de los barcos, la básica, la que determina su eficacia es la pisciforme, se han efectuado mil modificaciones en su diseño, siempre para conseguir mayor rendimiento y seguridad, pero ahí está, observemos el buque con la quilla al sol y la imagen, comparada con la de siglos atrás, tan solo ha evolucionado en ciertos detalles de diseño, no de una forma drásticamentre estructural. De la misma forma, personalmente, considero que aunque existan métodos de posicionamiento prácticamente exactos y giroscópicas, la navegación siempre dependerá, en algún momento, de un sextante, de una magistral y de un cronómetro.
No deja de ser dramátrico el cáos que se produce en oficinas, aeropuertos en ciudades enteras cuando falla algo tan básico como es el suministro eléctrico, un fallo en los sistemas informáticos etc como consecuencia  de una tormenta eléctrica o de unos puñeteros piratas, en este caso hackers. Ahí, en otra página lo comento, lo he vivido personalmente, en  un superpetrolero con los máximos adelantos tecnológicos en navegación, acabamos navegando casi como Colón, por problemas en el suminsitro eléctrico del buque, sextante, magistral, magistral, sextante. Por esta razón defenderé siempre, y creo que no soy el único, que no se aparquen lo sistemas astronómicos de navegación en las enseñanzas náuticas, que no se llenen de polvo los sextantes en las derrotas de los barcos y que se exija que en el puente se lleve un diario con las incedencias en este tipo de posicionamiento.


Lo mismo digo de la cartografía electrónica, nunca deberán faltar a bordo las cartas de las derrotas previas y su buena colección de "avisos a los navegantes" para que los terceros Oficiales se entretangan, al fín y al cabo era ( entonces) un trabajo gratificante.

CARTA PISANA


1 comentario:

Roman dijo...

Felicidades por el blog y por este magnífico artículo.
Abundando en el tema, ver:

http://www.navegar-es-preciso.com/news/derrota/

Me apresuro a incluir el blog en el apartado "Direcciones" del mio.

Saludos y buen viento
Román